Trabajo por cuenta propia: la inteligencia colectiva tiene voz | Revista La Calle
8 de Junio 2011
Puesto de venta de trabajadores por cuenta propia en San José de las Lajas.
Municipio Mayabeque.
Foto Heriberto González Brito.

REALIZADA:08/06/2011
PUBLICADA:27/06/2011  PAG:01 Y 07 EDICION UNICA
PUBLICADA:16/01/2012 PAG:04 EDICION UNICA
FUENTE:TRABAJADORES
FOTOGRAFO:GONZALEZ BRITO, HERIBERTO
OBSERVACIONES:MATERIA/TRABAJADORES POR CUENTA PROPIA/MAYABEQUE

Trabajo por cuenta propia: la inteligencia colectiva tiene voz

La ciudadanía cubana ha ganado, cada vez más y aunque no todo lo que debiera, capacidad para reflexionar en torno a las decisiones gubernamentales y ejercer la opinión responsablemente.

Ese ejercicio de participación, vital para un Estado socialista, no solo es esencial para quienes son objeto o protagonistas de las medidas, sino también para aquellos que tienen la responsabilidad de tomarlas. La retroalimentación es ineludible cuando de edificar un país se trata.

Claro que esa comunicación se enturbia cuando detrás de la polémica no hay criterios informados o cuando las manipulaciones se erigen por encima del análisis contextual.

De todo ello hubo antes de que llegara el 7 de diciembre, día en que entraron en vigor nuevas disposiciones con respecto al trabajo por cuenta propia, destinadas —como explicaron las autoridades competentes— a lograr más orden, legalidad y transparencia.

Desde el mismo día en que se dieron a conocer hubo valoraciones disímiles por múltiples canales. Los comentarios en las versiones digitales de los medios de comunicación de Cuba, sus trabajos periodísticos, redes sociales y foros, como el de Cubahora ¿Qué te parecen los cambios en el Trabajo por Cuenta Propia en Cuba?, fueron plataformas para expresar sugerencias y dudas.

Los acérrimos pesimistas, esos que ponen y retiran la cabeza de la almohada con el “no” estampado en la frente, después de repetir tanto ese argumento simplista de “para qué voy a dar mi criterio si al final hacen lo que les da la gana”, de seguro fueron los más sorprendidos cuando el día 6 de diciembre, en el espacio televisivo Mesa Redonda, se anunció que, después de oír las razones de la población, se había decidido introducir cambios.

Varias modificaciones contienen las resoluciones No.24, del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y la No. 904, del Ministerio de Finanzas y Precios, publicadas en la Gaceta Oficial extraordinaria No. 77.

En lo referido a la cuenta fiscal, —que deben abrir los trabajadores por cuenta propia que ejercen las actividades de servicio gastronómico en restaurantes, en cafeterías, servicio de bar y recreación, arrendador de vivienda, habitaciones y espacios y servicios de construcción, reparación y mantenimiento de inmuebles; y la actividad de transporte de pasajeros con medio automotor desde cuatro hasta 14 pasajeros en la provincia de La Habana—, se establece que debe mantener un saldo mínimo equivalente a dos cuotas mensuales a cuenta del Impuesto sobre los Ingresos Personales.

La cuenta bancaria fiscal es un mecanismo de control vinculado a la contabilización de las actividades, tanto de los ingresos como de los gastos, y reconocido internacionalmente.

Asimismo, las personas naturales pueden ser autorizadas a ejercer más de una actividad, siempre que cumplan lo regulado para el ejercicio del trabajo por cuenta propia; y se elimina el límite de 50 capacidades en las actividades de servicio gastronómico en cafetería, restaurante y servicio de bar y recreación, las que estarán en correspondencia con la capacidad de los locales.

También, la actividad de panadero-dulcero queda descrita como quien “elabora y expende pan, dulces, otros productos derivados de la harina y bebidas no alcohólicas, (incluye cervezas asociadas al servicio), cumple las normas establecidas sobre la inocuidad de los alimentos y requiere licencia sanitaria”.

Se dispone, además, mantener suspendido el otorgamiento de nuevas autorizaciones en la actividad Programador de equipos de cómputo, hasta que se concluya la propuesta de funcionamiento para estas formas no estatales de gestión.

En esa Mesa Redonda y en otros espacios de intercambio con la prensa, los representantes de los ministerios implicados ratificaron que la actuación tiene que ser contra aquellos que de manera ilegal e inescrupulosa revendan a precios sobredimensionados y violen el fisco. Así como que el Estado reconoce la importancia de esta forma de empleo y que valorará otras opiniones.

Temas como la inexistencia de un mercado mayorista, el acaparamiento subsiguiente, la reventa de productos, el poco impacto de los inspectores, las licencias que se otorgan o no, la “puja de poderes” entre los boteros y el Gobierno de La Habana… siguen en el tintero, y la inteligencia colectiva piensa y propone acerca de ellos.

En el citado foro de Cubahora, el usuario CESA dijo: “¿Cuánto desearía ganar un TCP para sentirse a gusto? Cuando comenzó el trabajo por cuenta propia, el país no tenía legislado todo este proceso y mucho menos un mercado mayorista para asumir tan abarcador proyecto, es por ello que se empezó a improvisar para que al menos fuera fluyendo, y entonces ahora que se quiere establecer todo un sistema bien estructurado, comienzan los detractores a estar en desacuerdo. Mi más sincero respeto para todos aquellos TCP que no se ven reflejados en este criterio muy personal mío”.

En la misma cuerda de debate, otro lector, con el nick de Howl, comentó: “Todos estamos en el mismo barco y lo importante no es quién es mejor, porque todos tenemos que ser excelentes en lo que hacemos. Lo importante es abrir los ojos y ver qué estamos haciendo bien y en qué nos equivocamos, ser objetivos y pensar en desarrollar el país sin perder bajo ninguna circunstancia nuestros ideales rectores.

”Ahí es donde veo el potencial del sector privado, aligerar la carga del Estado para que este funcione más eficazmente en las necesidades más apremiantes como la lucha contra el bloqueo, la lucha contra la corrupción, el rescate de nuestros valores humanos y fundar la bases para un verdadero desarrollo sostenible”.

Las propuestas son muchas, y todas tienen el valor de hacernos pensar. Por ese camino, el de las decisiones meditadas y lo más colectivas posibles, es por donde debe transitarse.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *