Tecnología | Revista La Calle

Etiqueta: Tecnología


Sijú: aún una opción para comunicarte

Con la instalación de las redes wifi en el territorio nacional y el servicio de conexión por datos móviles, la idea de vivir en una sociedad conectada dejó de ser una utopía.





«Enerología», el uso lógico del tiempo

El sabio le preguntó una y otra vez. La respuesta no parecía complacerle. «Escucha…», y una vez más la pregunta. «¿Cuál es tu mayor posesión?».


Cuando Google conoció a Android

¿Qué sistema operativo tiene tu smartphone? Salvo que poseas un iPhone, pondría la mano en el fuego en que tu móvil funciona con Android. Samsung, Huawei, Xiaomi, Oppo, LG, HTC… Todos los fabricantes cuentan con Android para sus dispositivos móviles.


Cuba, internet y el cambio mediático

Cuba no está ajena al cambio mediático. Varias redes sociales se encuentran entre los sitios más visitados por los internautas. Mucho menos ha estado al margen de la desinformación a través de las TIC.


Redes sociales, adicción a golpe de teclas

En un mundo globalizado, en el que el uso de la tecnología adquiere un papel esencial dentro del desarrollo de la sociedad, resulta innegable los beneficios de la Internet.Sin embargo, el empleo abusivo de los contenidos generados en ella, como las llamadas redes sociales, puede ocasionar reacciones negativas y provocar adicción.

El doctor Francisco Méndez, catedrático de Tratamiento Psicológico Infantil de la Universidad de Murcia, España, considera que “cualquier inclinación desmedida hacia alguna actividad puede repercutir en una adicción”, de ahí que no resulte erróneo hablar de un apego exagerado a las redes sociales. Dichas plataformas de socialización online nacieron como herramienta de comunicación idónea, entendida para el intercambio de información entre las personas a escala planetaria.

No obstante, su uso actualmente ha logrado superar las barreras de envío/recepción y para algunos pudiera implicar un soporte emocional. Con el desarrollo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Tics) se ha tejido una conducta dependiente no solo hacia los dispositivos electrónicos, sino también hacia los programas o aplicaciones incluidos en ellos.

Así lo confirma la psicóloga ecuatoriana Gardenia Gavilanes en la disertación de su tesis doctoral, quien explicó que “desde la aparición de las redes sociales los individuos comenzaron a experimentar una conducta relacionada a adicciones tecnológicas, implicando así la interacción hombre-máquina”.

PELIGRO ONLINE

Más allá de su acepción en inglés, online -por su traducción al español, en línea-, para muchos toma un significado especial. Referirse a esta alegoría en el ciberespacio indica estar listo para chatear y abrir camino al mundo de las conexiones.

Pero… ¿Cómo saber cuándo se abusa de la conexión? Un excesivo tiempo de máquina tiende a provocar un descuido de las responsabilidades tanto laborales como educativas, perturbaciones al ser interrumpidos o la reducción de su acceso. Incluso, la recurrencia de estas plataformas para suplir necesidades afectivas. Al mencionar esas consecuencias, tal parece que se alude a los síntomas de padecer adicción a una sustancia química, pues su semejanza es abrumadora.

Estudios docentes y de salud a nivel internacional indican que si existen adicciones químicas, igualmente puede hacerse referencia a las “adicciones psicológicas”, por ejemplo, a los juegos de video o a las redes sociales, que de igual forma desestabilizan la salud mental. En este tipo de dependencia psicológica los más propensos a sufrirla son los jóvenes. Los adolescentes se encuentran en pleno proceso de construcción de la personalidad y con baja autoestima, por lo que buscan interacción con personas afines desde la tranquilidad de su hogar.

Por ello, la adhesión a las plataformas sociales, cada vez más frecuente, ocurre, en mayor medida, en los países desarrollados; aunque en naciones como México y Brasil existen casos registrados por especialistas de individuos conectados durante casi 18 horas. Es común ver a muchos, dispositivo en mano, en plazas, parques, escuelas, centros recreativos y hasta en las reuniones familiares.

Con tan solo un clic, la falta de compañía suele suplirse en estos espacios. Así lo demuestra un estudio realizado por la Universidad Autónoma de México (Unam), al aplicar una encuesta a poco más de mil personas, con edades comprendidas entre los 14 y 25 años. La investigación arrojó que el 98 por ciento de la muestra utiliza las redes sociales y de ellos, el 70 por ciento reconoció la necesidad imperiosa de verificar sus notificaciones varias veces al día.

No obstante, lo esencial en estos casos pasa por saber detectar cuándo su uso transita del mero gusto a una adicción. Privarse de horas de sueño, sentir inquietud por no estar conectado, descuidar el contacto con la familia o las relaciones presenciales, resultan los primeros indicios de este tipo de conductas. Los sumergidos en la web encuentran, a golpe de teclas, una vía para mantenerse alejados de la realidad. Erradicar tal problemática no parece sencillo, sobre todo, porque formar parte de una red social en pleno siglo XXI indica, por su gran popularidad, estar a la moda y acorde con los tiempos actuales.

Mantener la tecnología en función de la humanidad, utilizarla para el intercambio, la información y la superación, demanda responsabilidad social y personal. La situación ha sido detectada, sin embargo, debido a que son estudios recientes, la solución dista todavía. La prevención familiar y la alfabetización informacional de las personas se acercan como salidas inmediatas.

No se trata de negar los beneficios de la tecnología o de la gran red de redes, por el contrario, el uso consciente del tiempo, en función de este tipo de invenciones, impedirá a los seres humanos caer en conductas adictivas y deteriorar las áreas de actividad global del individuo.


SANTIAGO DE CUBA.—Especialistas del Centro Oriental de Ecosistemas y Biodiversidad (BIOECO), perteneciente al Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), de conjunto con el Grupo de Difusión Científica, de México, encaminan aquí un proyecto de actualización tecnológica que aspira a convertir al Museo de Historia Natural Tomás Romay en una institución interactiva.

La Doctora en Ciencias Luz Margarita Figueredo Cardona, directora de BIOECO, explicó a este diario que la intención es que toda la información sobre la naturaleza, la historia natural, la biodiversidad y la vida en el universo que compone los fondos de la prestigiosa institución, llegue a sus visitantes, particularmente niños y jóvenes, de la mano de la más avanzada tecnología.

Bajo el nombre de Innovando en el Museo de Historia Natural Tomás Romay, se aspira a entregar todo ese saber acumulado y mostrado hasta hoy en exponentes taxidermiados, huesos, muestras, de una forma diferente, ágil y divertida, a través de herramientas del presente como el cine 3D, la realidad virtual y la presentación de multimedias y materiales audiovisuales.

Figueredo Cardona precisó que luego de su progresiva renovación el Tomás Romay contará con siete salas con diferentes concepciones, que abarcarán desde el origen del universo hasta la conservación de la diversidad biológica; con espacios para mostrar el origen de la  vida, del hombre, los ecosistemas, todo a partir de una serie de efectos tecnológicos que le den al visitante la impresión de ser parte de esos entornos.

La reconocida investigadora recalcó que toda la información que se pondrá a disposición del público en el Museo tiene su base en el trabajo investigativo realizado por BIECO —entidad responsable de la concepción científica-, cuyos especialistas se encargarán  además de mantener el nivel de actualización requerido, lo que garantizará el predominio de las referencias sobre la naturaleza cubana, nuestros ecosistemas y biodiversidad.

Por su parte, el Grupo de Difusión Científica, con 30 años de experiencia en compartir y difundir conocimientos desde la tecnología, se encargará de aportar los adelantos que conviertan al Tomás Romay en el primer museo de historia natural interactivo de Cuba.

Como parte del proyecto, la especialista dijo que próximamente se realizarán, por primera vez con fines museables en el país, filmaciones en sitios naturales  del Oriente que permitirán luego mostrar al público imágenes y materiales audiovisuales sobre la naturaleza cubana, nuestros ecosistemas y las especies más importantes de la flora y la fauna.

Como la mejor evidencia de lo que será el futuro de la institución, sita en el Corredor Patrimonial Las Enramadas, esquina Barnada, en la renovada instalación ya se combinan hoy los exponentes tradicionales con una mesa táctil, en la que el público puede seleccionar películas y multimedias relacionadas con la naturaleza, y hasta comprobar sus conocimientos en un juego para identificar especies, y un espacio de realidad virtual, donde, auxiliados con caretas, los visitantes se insertan en los diferentes ecosistemas.

Tocado por la tecnología ha sido igualmente el planetario, una de las atracciones de la institución, al que se le ha adicionado una serie de películas cortas que abordan desde los tiempos de los dinosaurios hasta los diferentes elementos del propio sistema solar, en un ambiente de confort, con lunetas más cómodas y reclinables, que permiten apreciar mejor toda la bóveda celeste.

Se incluye además una ludoteca, dotada con juegos didácticos, que busca fortalecer la actividad de educación ambiental que tradicionalmente realiza el museo con los niños de las escuelas cercanas y que ya hace la naturaleza más atractiva a los ojos de los infantes.

La doctora Luz Margarita Figueredo explicó que el proyecto está hoy en fase de valoración económica por el Citma y el Estado cubano, quienes estudian las mejores formas de erogar el financiamiento requerido para asumir la remodelación de la instalación  y el mejoramiento de la infraestructura eléctrica y de conectividad del edificio, que garantice el funcionamiento eficaz y seguro del equipamiento que deberá instalarse.

En el tiempo de uno a dos años, en que se han diseñado las diferentes etapas del proyecto, está previsto asimismo la capacitación de los especialistas y técnicos del Museo en el uso de las novedosas tecnologías, que convertirán al Museo de Historia Natural Tomás Romay —que el pasado 10 de octubre cumplió 52 años de fecundo quehacer—, en una institución de referencia entre las de su tipo en el país.