LA RUMBA ENSEÑA A CONVIVIR EN FAMILIA | Revista La Calle
rumba cubana baile

LA RUMBA ENSEÑA A CONVIVIR EN FAMILIA

En defensa de la rumba, como un complejo musical de profunda raíz afrocubana, comenzó por Regla el encuentro internacional Timbalaye 2017 que el 1ro de septiembre retornó a La Habana luego de rumbear por todo el país.

Acontecieron durante la ruta conversatorios, clases y encuentros teóricos entre los artistas y organizadores del programa sobre la trascendencia de la rumba, a casi un año en que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) decidiera incluir la rumba cubana en la lista de bienes protegidos porque es un símbolo de toda la sociedad cubana y defiende el derecho a la diversidad cultural basada en el respeto mutuo.

Varias ciudades cubanas recibieron la caravana. En Santa Isabel de las Lajas (Cienfuegos) se rindió homenaje a Benny Moré en su natalicio 98 de ese gran sonero que cultivo la rumba.

Una plazoleta empedrada de Trinidad (Sancti Spiritus) recibió los rumberos de esa villa turística que rindieron fe a sus santos, ceremonia que fue captada por decenas de visitantes de diferentes países.

En la Plaza El  Gallo, ubicada en el corazón del Centro Histórico de la ciudad de Camagüey,  Patrimonio Cultural de la Humanidad, el público  disfrutó  de las presentaciones del Ballet Folclórico de Camagüey (BFC)  y el Conjunto Artístico Maraguán.

“La rumba es libre, es abierta. No está encadenada ni esclavizada. Es una expresión de resistencia y de sentimiento (…) No distingue entre aficionados y profesionales, dijo Reinaldo Echemendía Estrada, director del BFC.

La Casa del Caribe santiaguera  como centinela de los portadores de la cultura popular tradicional en Cuba, siguió  la sonata. En la ocasión se reconoció a la Tumba Francesa, la Caridad de Oriente  Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Los organizadores se marcharon de Santiago de Cuba con una invitación oficial a la Fiesta del Fuego de 2018 dedicada a Puerto Rico.

En Guantánamo cerró el periplo oriental con cientos de seguidores bailando, entonando y sonando tambores que recordaban   a sus indios ancestro, caribeños de lengua francesa y cafetaleros montañeses que al final de cosecha rodaban envuelto en la rumba de cajón y cucharas.  Otras ciudades como Pinar del Río,  Matanzas, y  Ciego de Ávila tuvieron también sus versiones.

Más de 15 grupos musicales dieron cierre al evento con un  concierto gigante, dedicado a la memoria del líder histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro, en el Salón Rosado Benny Moré de La Tropical.

Poco antes de la clausura, tuvo lugar en la Uneac la presentación de la antología poética Camán lloró, de Eloy Machado Pérez (El Ambia) –conocido también como El Poeta de la Rumba –con selección del italiano Gaetano Longo.

El presidente de la Uneac, Miguel Barnet dijo que la rumba es «una de las expresiones culturales más ricas y más completas de nuestra música, un género que trasciende todas las fronteras».

Asistió a este gran  final la directora general de la Oficina de Cultura para América Latina y el Caribe de la Unesco, Katherine Müller.

Un nutrido programa de presentaciones músico-danzarias protagonizadas por los mejores exponentes de cada territorio se desarrolló del 18 de agosto al 1ro.  La X edición de La Ruta de la Rumba se celebrará en fecha similar en el 2018 y estará dedicada a la danza, según informó  Ulises Mora, organizador del festival.

Timbalaye es un término de la lengua yoruba que quiere decir “lo que cubre al mundo”.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *