El ajiaco de Camagüey

Noticias cederistas


Luis Varcasia /con edición de La calle

Motivados por el VIII Congreso de los CDR y la proximidad de los 500 años de la ciudad, los cederistas de la capital agramontina disfrutaron del tradicional ajiaco que marcó el inicio del San Juan, unas de las fiestas populares más antigua del país.

La ausencia de lluvia facilitó la cocción del caldo en plena calle, para disfrutar de una comida propia del Camagüey de antaño a base de carne, viandas, ají y otros ingredientes que los vecinos aportan para hacer más colectiva y agradable una tradición que el tiempo se ha encargado de socializar.

Unas cuarenta calles fueron adornadas e inscriptas en la comisión sanjuanera, las que utilizaron diferentes motivaciones entre las que resaltan los congresos cederistas y de la FMC, así como los aniversarios 500 de la ciudad y 60 del asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

Por primera vez en el municipio de Camagüey se pone a prueba los secretarios de Deporte, cultura y recreación que tuvieron que asumir la preparación de estas fiestas populares. La confección del ajiaco como plato típico y el adorno de las calles son las principales tareas de los CDR dentro de nuestra versión del carnaval.

Desde que se conoce la práctica, los habitantes de la villa de Santa María de Puerto del Príncipe, cocinaban el ajiaco con sus propios ingredientes y donaciones de los transeúntes. Se dice que se les daba a las dotaciones de esclavos para el día de San Juan y a los ganaderos que cerraban sus transacciones.

Después del triunfo de la Revolución el ritual se popularizó en todos los barrios y en los años 70 del pasado siglo, a cada comité de cuadra se les facilita algunos de los ingredientes para el ajiaco que los vecinos aumentan con su participación y entusiasmo.

Por su parecido algunos confunden al ajiaco con la caldosa tunera. Pero no son iguales, nuestro caldo debe espesar con los pedazos de viandas enteras y no le puede faltar la carne salada, el boniato y el ají, de allí su nombre al parecer aborigen, que cada persona le añade su sazón y, que su cocción, ya se hace por cualquier motivo o festividad.

Comente aqui

*
'