Expresión de unidad | Revista La Calle
La-Asamblea-de-Guáimaro-Juan-Emilio-Hernández-Giró

Expresión de unidad

Guáimaro, el extremo más oriental del Camagüey, trascendió a la historia por la reunión en la que naciera la República en Armas el 10 de abril de 1869, en una asamblea donde quedó aprobada nuestra primera Ley de Leyes.

Esta reunión se realizó con el objetivo de lograr la unidad revolucionaria entre los patriotas alzados en la guerra libertadora, donde con el fragor de la lucha habían surgido tres gobiernos, dos banderas y tres mandos militares; y aunque todos proclamaban la independencia, tenían puntos de vistas diferentes.

Un elemento significativo de este encuentro fue la proclamada Constitución de Guáimaro, que sería nuestra primera Carta Magna. La misma tuvo 29 artículos y declaraba el carácter revolucionario de la República naciente.

Otro importante suceso fue la intervención de la camagüeyana Ana Betancourt, al proclamarse sobre la emancipación de la mujer, demostrando que las féminas cubanas no solo servimos para cumplir los deberes del hogar, sino que éramos y somos un bastión inexpugnable de la Revolución, pensamiento que trasciende hoy hasta nuestros días.

Entre los acuerdos adoptados estuvieron declarar como bandera nacional la diseñada por el patriota Narciso López; y se aprobó que la bandera de Céspedes, enarbolada en La Demajagua, estuviese junto a ella en el salón de sesiones de la Cámara y se considerara parte del tesoro de la República.

Guáimaro representa un hito en la historia de Cuba por ser la cuna de la historia constitucional de nuestro país; a 150 años trasciende por su notable vigencia. Hoy nuestro país proclama una nueva Carta Magna que tiene como principio el profundo anhelo martiano de que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre.

Las ansias de cumplir lo planteado en la Constitución de la República en Armas se refleja actualmente en la Ley de leyes que los cubanos ratificamos el pasado 24 de febrero, con más de un 90% de aprobación.

Las mujeres somos libres e independientes, tenemos derecho a expresarnos y nuestro voto cuenta. El pueblo es quien elige a sus dirigentes y tenemos el derecho de combatir por todos los medios, incluyendo la lucha armada, cuando no fuera posible otro recurso, contra cualquiera que intente derribar el orden político, social y económico establecido por nuestra Carta Magna.

La trascendencia de la Asamblea de Guáimaro demuestra que hoy la Revolución cubana mantiene su gran principio de unidad; pues somos libres, soberanos e independientes y la defensa de la Patria socialista es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *