EN EL ORIENTE CUBANO, UN TALLER COMUNITARIO POR EL ARTE | Revista La Calle
proyecto cultural

EN EL ORIENTE CUBANO, UN TALLER COMUNITARIO POR EL ARTE

Los proyectos socioculturales de la VXIII edición del Taller regional de intercambio de experiencias comunitarias, que sesionó en Bayamo, propuso un acercamiento al trabajo creador de diferentes promotores artísticos.

En el evento, se conoció sobre Crearte, un proyecto que se desarrolla en el consejo popular Batey, del municipio granmense de Río Cauto, para potenciar el desarrollo cultural y la participación comunitaria.

“Mi mayor satisfacción es cuando todos se involucran”, dice Mailín Ramírez Báez, instructora de arte, dijo que durante los últimos tres años los habitantes de este territorio se han motivado para participar en las actividades culturales, protagonizadas por ellos mismos.

“Realizamos acciones con niños, peñas mexicanas porque es la música que se prefiere en el barrio, organizamos un mini carnaval en agosto con la contribución de todos los vecinos, quienes organizan los quioscos tradicionales, y elaboran todo lo que se vende.

“Mi mayor satisfacción es cuando todos se involucran, ya se sienten dueños del proyecto, con iniciativas”, agregó quien también es la presidenta de la brigada José Martí en el municipio.

Ramírez Báez explicó que han desarrollado un programa de promoción de salud comunitaria, implementado talleres de capacitación en diferentes manifestaciones artísticas entre otras acciones.

El proyecto Raíces de San José, de Las Tunas, agrupa a los diferentes grupos etarios y ha logrado tener espacios fijos en instituciones sociales.

Por su parte, Carmen Ramírez Álvarez también participa en este encuentro con el proyecto Raíces de San José, de Las Tunas, sobre el rescate de las tradiciones campesinas mediante la música.

“Para mí es muy importante porque estoy ganando en conocimientos para seguir trabajando en la comunidad, y crear acciones necesarias mediante nuevas metodologías.

“Conoces otros proyectos, coges ideas, intercambias, aprendes, te comunicas, en fin es muy instructivo el espacio”, declaró.

El proyecto Changüiceros unidos por una sonrisa, de Guantánamo, tiene entre sus méritos la unidad armónica en cuatro consejos populares rurales y un festival de Changüi, a nivel municipal.

Mientras, Hugo Pérez Pichardo, promotor natural del proyecto de Guantánamo dijo que lo fundamental es “la experiencia que recibimos de otros proyectos, de otros municipios, que no tienen que ver directamente con nuestro quehacer, pero la base está en el rescate de tradiciones”.

José Antonio Reyes Matos, del proyecto Voluntad, de Holguín, comentó que el taller permite la socialización de experiencias y agregó que Bayamo ha sido un buen punto de encuentro para las mejores experiencias del oriente del país.

No se trata solo de regalar arte en las comunidades sino involucrarse en sus actividades económicas, dijo el holguinero.

El encuentro, como modalidad de capacitación, permite desarrollar además saberes de gestión, la adquisición de aprendizajes teórico-prácticos y sobre la relación más intensa entre experiencias.

Proyectos como éstos y otros que no pudieron estar presentes en Bayamo son los que necesita la cultura cubana.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *