En casa prevenida no entran vectores | Revista La Calle
2016-09-26-aedesaegyptis

En casa prevenida no entran vectores

Especialistas de nuestro país asistieron a la semana de Acción contra el Mosquito en las Américas, un espacio para el debate acerca de las medidas que se establecen en la región para la eliminación de criaderos de insectos trasmisores de arbovirosis, el Aedes aegypti.

La iniciativa interregional viene a tono con el inicio del periodo intensivo de enfrentamiento al vector, pues en este tiempo se percibe el aumento de las lluvias y las altas temperaturas, que determinan la aparición del mosquito agente trasmisor del dengue, el Chikungunya, el Zika y el paludismo.

Y es que numerosos recursos se destinan en el mundo para evitar la propagación de epidemias, y Cuba resulta modelo a seguir por el resto de las naciones latinoamericanas.

Sin embargo, el sistema preventivo continúa siendo el talón de Aquiles de los cubanos, que continúan sin percepción del riesgo en cuanto al peligro que es convivir con el agente transmisor de esos padecimientos, y no hacen más que proporcionarle casa y cobija al vector.

Los inspectores de la salud afirman que continúan los patios, los centros de trabajo y la comunidad en general llenos de recipientes que el mosquito utiliza para reproducirse y alimentarse. Persisten las viviendas cerradas a las inspecciones sanitarias, y lo que es peor, se abren las puertas antes del tiempo requerido luego de la fumigación.

Tampoco las audiencias sanitarias promovidas por el Ministerio de Salud Pública y los Comités de Defensa de la Revolución surten el efecto deseado, predispuestos antes de oír la charla, el ciudadano se niega a escuchar e interiorizar el mensaje.

Solo en escasos lugares los dúos focales realmente funcionan y promueven una actividad de prevención dentro de sus comunidades. En otros casos los niños se han incorporado como promotores de salud y ciertamente en los hogares se evidencia un cambio respecto al cuidado para que el vector no entre a la vivienda. Pero ¿es suficiente?

La estrategia fundamental es realizar su autofocal periódicamente, pero ello no basta, depende también de que toda la comunidad participe en este trabajo, que además requiere de la cooperación de los organismos estatales que tampoco carecen de fallas en su gestión, que lo forman hombres y mujeres que también son parte de un barrio y una comunidad en la cual pueden influir.

El  compromiso no puede recaer solamente en los inspectores de la Campaña Antivectorial, los cuales apenas dan a basto para descartar la focalidad en un área y desactivar los focos de otros lugares mediante la fumigación.

Es una suerte que Cuba mantenga tan bajo índice epidemiológico amén de constituir un país con características medioambientales directamente proporcionales a enfermedades transmitidas por el mosquito Aedes Aegypti.

Garantizaría el territorio cubano esa especie de suerte en la región, si cada integrante del núcleo familiar trasmite una actitud consciente y responsable en la ofensiva contra el vector desde su entorno. Esta es una batalla que se gana en el barrio.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *