El compromiso con los CDR es un compromiso con la Revolución | Revista La Calle
55929397_850288271971989_3203966545352982528_n

El compromiso con los CDR es un compromiso con la Revolución

Antonio D´ Jesús León Cabrera es un joven del municipio Rodas, en Cienfuegos, que a sus 23 años de vida se siente plenamente comprometido e identificado con la mayor organización de masas del país, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), y es además jefe del destacamento Juvenil IX Congreso de su territorio.

¿Qué te identifica como joven cederista?

Me identifica mucho la participación en tareas de salud, higiene u otros ámbitos como son las elecciones o asambleas de rendición de cuenta del delegado a sus electores, o simplemente en cualquier convocatoria que me haga sentir cederista. Para algunos esta organización solo responde a fines políticos y yo considero que su tarea va más allá, pues es la encargada de trabajar en cada cuadra, por el bien de todo cubano.

Aquí la incorporación a los CDR no se quedó solamente en aquella propuesta del Comandante, sino que constituye también un deber asumido consecuentemente por la mayoría de los jóvenes. Pienso que los Comités tienen la virtud de hermanar a hombres y mujeres de todas las generaciones, profesiones y oficios en el afán de preservar el barrio que es preservar la Patria; y de fomentar valores como la unidad, la solidaridad y la amistad precisamente en los más jóvenes.

¿Qué te hace ser cubano?

Ha sido un privilegio para mí el de haber nacido en Cuba y cuando pienso en ser cubano recuerdo las palabras de nuestro Apóstol José Martí.

“El cubano es independiente, moderado y altivo. Es su dueño y no quiere dueño. El cubano ama la gloria, porque es capaz de ella, ama a los que pasean por el mundo la gloria de su patria. ¡Se dice cubano y una dulzura suave hermandad, se esparce por nuestras entrañas! Cubano es más que blanco, más que mulato, más que negro.”

Para mí ser cubano es decir la verdad, no permitir el daño a Cuba que con sus defectos, pero también sus innumerables virtudes, es una gran nación; es enfrentar todo lo malo e indigno; es amor; es vida; es querer mejorar; es luchar por todo lo bueno; es dar una opinión y que se nos oiga; es tener a mi Patria en el corazón; es la sangre guerrera; es tener orgullo de haber nacido en la Isla y ser valiente; es contribuir a una Cuba mejor.

¿Por qué te sientes comprometido con la Revolución cubana?

Siempre desde pequeño me gustaba mucho participar en cada actividad o festival cederista que se desarrollaba en mi barrio, fui un niño y en su momento un pionero al que siempre atrajo mucho todo lo que tuviera que ver con el contexto político y sobre todo me caracterizo por ser muy activo en las tareas del barrio.

El arribo a los dieciséis años es sinónimo de responsabilidad para todo joven en Cuba. No solo porque recibes tu carné de identidad, sino que a partir de entonces te sientes capaz de tomar decisiones y responder a determinadas realidades. Además, obtener el comprobante de cederista a los catorce años es también la certeza de que ya eres un hombre o una mujer dispuesto a defender a tu país desde su mejor trinchera: el barrio.

Considero que la Revolución cubana me ha dado todo lo que tengo; es decir, me ha edificado un futuro sin tener que pensar en cuanto le tengo que pagar sino en todo lo que le tengo que agradecer por las bondades que me ha dado y sobre todo por las oportunidades que he tenido y que tendré solamente por el hecho de haber nacido en Cuba.

Yo como integrante de las nuevas generaciones tengo el deber de garantizar que la Revolución Cubana sea por siempre una Revolución de jóvenes, y al mismo tiempo una Revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes.

¿Te inspiras en alguien para defender nuestra Revolución? ¿En quién y por qué?

Sí, la verdad es que tengo muchos paradigmas a seguir los cuales justamente contribuyeron también a la consolidación y sobre todo formación de la Revolución cubana. Ellos son Carlos Manuel de Céspedes, nuestro Padre de la Patria e iniciador de nuestras gestas por la independencia; nuestro Héroe Nacional José Martí, gran pensador que con su pluma y su papel fue capaz de escribir y diseñar nuestra Revolución, y por supuesto nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, máximo impulsor de todas las transformaciones sociales ocurridas luego de 1959, hombre indestructible que merece la gloria por siempre pensar más allá y por encima de sus intereses individuales. Y por último, y no menos importante, Miguel Díaz Canel, nuestro presidente de los Consejos de Estado y de Ministros; confío mucho en él porque estoy seguro de que sabrá mantener nuestras conquistas y sobre todo porque será capaz de seguir manteniendo bien en alto a nivel mundial el nombre de Cuba.

¿Promueves la labor cederista desde tu barrio? ¿Cómo y por qué?

Claro que sí, considero que los CDR fue una de las ideas más brillantes que tuvo nuestro Comandante en Jefe ya que todos los cubanos sabemos que la creación de los Comités constituyó una respuesta enérgica y trascendental del pueblo al terrorismo contrarrevolucionario desatado por la CIA y el Pentágono contra Cuba.

Los Comités han contribuido de manera decisiva con su activa y permanente labor de vigilancia revolucionaria a desmantelar los distintos planes subversivos y campañas calumniosas que pretendían suprimir nuestras conquistas.

Y lo hago inculcándole a los demás jóvenes, adolescentes y niños que me rodean el papel que debemos desempeñar en los momentos actuales y al convocar, vincular y movilizar a la masa popular en las distintas tareas que desarrolla la organización.

Intento contribuir a la educación comunista de las nuevas generaciones, sustentada en el patriotismo, en la fidelidad al PCC y en la defensa de los más altos valores humanos; así como en el carácter antimperialista e internacionalista que nos ha distinguido en estos 60 años de historia. Deseo propiciar la participación creadora, consciente y entusiasta de las nuevas generaciones en la construcción del socialismo.

Nosotros, las nuevas generaciones, tenemos muchos retos por delante, pero uno de los principales es el de seguir siendo fieles seguidores de la obra de nuestros héroes.

Pienso que hay que tener bien claro ahora más que nunca lo que somos y lo que defendemos, nuestros jóvenes son dignos. Nuestro pueblo es un pueblo digno, pero no porque haya venido nadie a decírnoslo, sino porque lo construimos y porque ya lo tenemos; y porque con nuestro propio orgullo lo hemos hecho desde el 68, desde la guerra del 95, desde el propio triunfo en el 59 y estos son parte de los elementos que tenemos que defender.

No podemos olvidar nunca nuestra historia, ella debe guiarnos bajo el principio de QUE SÍ SE PUDO, SÍ SE PUEDE Y SIEMPRE SE PODRÁ.

 

 

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *