A un niño de África | Revista La Calle
Fidel-en-la-Sierra-680x383

A un niño de África

Cabaiguán, 30 de marzo de 2016*

A un niño de África:

¿Quieres saber cómo nació el héroe que puso en lo alto a nuestra querida Cuba? Pues verás: una vez, se cayó una estrella del cielo y sobre esa estrella cayeron las lágrimas de las personas que estaban sufriendo por la esclavitud.

Un día una joven, llamada Lina, la encontró, se la puso cerca de su corazón y deseó con mucha fuerza que naciera un niño que defendiera a su patria y luchara por ella.

Así sucedió, nació un niño que al crecer se convirtió en el Comandante en Jefe que todos queremos, que luchó con el fusil al hombro, acompañado de su valentía.

Y aunque, ahora, la muerte se lo haya llevado en un vuelo mucho más alto, a lo infinito del cielo, él continúa en nuestros corazones. Ni siquiera la muerte ha podido separar a ese maravilloso cubano de nuestras mentes.

Estoy segura de que está en la estrella más hermosa y brillante del cielo. También quiero que sepas que él es el mejor amigo del mundo y, todavía, puede ser con los enemigos tan fuerte como el veneno de una serpiente.

Hasta siempre,

Misleidy Flavia Pérez.

Nos reservamos el derecho de publicación de los comentarios. No serán aprobados aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

  • Iris Mederos Aguirre dice:

    Bellas y emocionantes palabras, que llegan al corazón y nos hacen mirar al cielo en la noche, aunque sabemos que Fidel está en nuestro corazón y guía nuestros pasos en cualquier lugar del mundo en que nos encontremos.